Calle 18: “El último Don”

Plaza Mayor. Madrid

 El último Don de Puzo es Don Clericuzio. Mi último Don es Don Paco. Desde su mansión de Long Island, Don Clericuzio controla sus negocios en Las Vegas y Hollywood. Desde su pisito de Embajadores, Don Paco, poco controla (como mucho alguna “kunda”). El primero manda matar con un solo guiño. El segundo sólo guiña cuando lleva las 31.  Don Clericuzio, Don Paco. Tan lejos, tan cerca.

separadores-de-texto5

Calle 17: “Entre cabeceros y alitas”

Calle Embajadores. Madrid

 El viejo espejo espera dueño entre cabeceros de cama, cuadros trasnochados y alitas de pollo. Su mala suerte radica en que al observarle nunca miente. Devuelve “sopapos” de realidad. Algunos le dan la espalda y otros le encaran. Pero él, siempre será fiel a si mismo.

separadores-de-texto5

 

Calle 16: “La Dama de Shanghai”

Tren en algún lugar entre Galle y Colombo. Sri Lanka

Su destino cambió en el momento en el que la Dama bajó del tren. Desde ese instante, se vio envuelto en una maraña de traiciones, asesinatos, corrupción y dinero. Ella es una superviviente en un mundo sin poesía en el que no tienen cabida los sentimientos.  A él se lo advirtieron, pero, “el corazón tiene razones que la razón desconoce”. (Blaise Pascal)separadores-de-texto5

 

Calle 15: “Esta no la tenemos”

Plaza Mayor. Madrid

No faltan nunca a su cita dominical. Cada domingo, durante más de 25 años, se acercan a la Plaza Mayor para buscar monedas. Comparten todo. Su colección es importante y los vendedores les respetan. Hoy han tenido suerte. Esa, no la tienen.separadores-de-texto5

 

Calle 14: “Te digo que la culpa es de Benitez”

Plaza Mayor. Madrid

Dos madridistas. Enzarzados en discusiones sin fin.  Esta mañana toca señalar los culpables de la derrota. La BBC, Benitez, Florentino… todos lo son.  Entre numismática y filatelia, el fútbol se hace hueco. Mientras tanto, otros leen.separadores-de-texto5